Otro sitio más de Red de Blogs sobre Timeria

Aires nuevos necesarios

Hoy mantuve una reunión con los representantes y fundadores de la Confederación Micronacional Hispánica, entre otros el más conocido de ellos es Juan Valls O`Donell.

En una charla larga donde pudimos analizar con buen detalle cuál es la situación del micronacionalismo hispano, qué soluciones podemos encontrar para mejorar la actividad y sobre todo cómo podemos aportar entre todos lo necesario para devolver la confianza a los micronacionalistas.

Lejos del lamentable esperpento que están protagonizando los socios de la UME estos días, la CMH supone aires nuevos necesarios en el micronacionalismo, gente joven dispuesta a trabajar para mejorar el movimiento, algo que apoyo y apoyaré siempre que me sea posible.

En los últimos años Timeria ha atravesado sucesivas crisis de inactividad en internet, al tiempo que en los territorios físicos se ha experimentado un progreso sin precedentes. Las razones de estas crisis de inactividad podemos buscarlas en numerosos lugares, pero en realidad se debe a la falta de lugar donde establecer la actividad micronacional de forma que resulte rentable para una economía real a la par que invite a la facilidad de uso a los ciudadanos.

Los ciudadanos dividen su trabajo para ser más eficientes a la hora de producir bienes y servicios con los que satisfacer las demandas. En internet – a diferencia de en los territorios físicos – no es posible generar sectores de subsistencia que pueden ser rentables, tales como el alimentario o el de manufactura de productos industriales, es por ello que difícilmente hallaremos un desarrollo de la economía real digitalista si ésta no va en consonancia al desarrollo del sector terciario de bienes y servicios. Si todos tuviéramos que producir aquello que necesitamos, seríamos tremendamente ineficientes y pobres. Basta imaginar a alguien que tenga que producir su propia comida, bebida, vestido y calzado, para darse cuenta de que la miseria florecería muy por encima del modelo realmente alternativo al macroestado, de ahí que hayamos optado por dividir nuestras ocupaciones y convertirnos en productores especializados y consumidores generalistas.

Cabe señalar el enorme progreso y bienestar que ha generado el establecimiento de una actividad foral altamente participativa en Proboards de la mano de los últimos gobiernos que han dirigido Timeria, no obstante cabe señalar que, en lenguaje de calle, “el niño se está haciendo grande, y la ropa se le empieza a quedar pequeña”. Es llegados a este punto donde señalaremos la proposición de redirigir todo el centro de operaciones timerio hacia una red social en auge, con capacidad de servir, además, para promocionar las actividades de turismo en la micronación, con lo que ello conlleva.

La cuestión es: ya que hemos progresado hasta alcanzar una estabilidad y actividad permanente a través de un foro sin necesidad de grandes regulaciones dejando mucho margen para una actividad de libre mercado, ¿por qué deberíamos deshacer todo el trabajo para reestructurarlo en otro lugar sin tener experiencia previa que demuestre la viabilidad de dicho proyecto?. Bueno, la respuesta a estas esenciales cuestiones la encontramos en la propia red social de Twitter: Manteniendo una actividad pública con luz y taquígrafos invitamos a cualquier ciuddano macroestatista a interesarse por las actividades micronacionales, a formarse sin complicaciones hasta que llegue a tomar conciencia del papel que juega el micronacionalismo como alternativa o complemento a la vida macroestatal y desee también formar parte del desarrollo de la propia micronación.

Pero recordemos en todo momento qué hay detrás de cada ciudadano timerio: todo ciudadano consumidor es un productor que se dedica previamente a fabricar una serie de bienes y servicios que, a su vez, han sido adquiridos por otros ciudadanos consumidores así como productores. El mercado, por tanto, sólo es el ámbito en el que unos y otros intercambian voluntariamente sus mercancías. Cuando todos los productores generan bienes rentables, todos los agentes micronacionales salen beneficiados, porque todos obtienen como consumidores mercancías más valiosas que las que hubiesen podido crear con el tiempo y esfuerzo que han invertido como especialistas en su área de trabajo. Cuando algunos productores generan bienes que no sean rentables, otros salen perjudicados al no ser capaces de adquirir mercancías más valiosas que las que hubiesen podido crear.

Por lo tanto, la mejor manera de desarrollar actividades especializadas en una industria digitalista de sector terciario – bienes y servicios – es a través de una red social como Twitter, que garantiza múltiples tipos de cuentas en las que los ciudadanos podrán expresarse en libertad, promocionar todos sus productos y, además, debatir sin problemas sobre todas las cuestiones relacionadas con la micronación. Todo esto al mismo tiempo que se promociona públicamente ante millones de usuarios de la red social las actividades micronacionalistas con pleno detalle, demostrando que en sí mismo Timeria encierra el potencial de ser una alternativa o complemento ideal al macroestatismo tradicional.

Una actividad económica de Dinero Neutral podría despejar el sombrío mes de septiembre para un micronacionalismo hispano que está a punto de volver a la plena actividad. La razón principal del optimismo es la garantía de que micronaciones con estabilidad y solvencia demostradas están basando su modelo económico real en este tipo de sistema, vistas las cosas desde Timeria, la Federación Ibérica o Aguamarina, las perspectivas económicas siguen teniendo muy buena pinta. El PIB actual de Timeria y la Unión Micronacional Europea en su conjunto supera los 3.000 ecus – más de 260 euros –, lo que da mucho optimismo.

Lo que hemos aprendido con la economía de simulación estos últimos años ha sido que los micronacionalistas necesitan ciclos amplios de actividad con estabilidad para tener posibilidad de crecimiento o al menos una inversión económica que haga fluir la producción a ritmos sostenibles. Por eso sería conveniente mantener un clima de ilusión entre los micronacionalistas a fin de garantizar mayores inversiones los próximos meses.

Todo empieza en Timeria, a pesar del fallido experimento de la economía antropofista. El rápido incremento de actividad gracias a los acuerdos de Estado entre los partidos mayoritarios es lo que ha mantenido el micronacionalismo económico en marcha, aunque también empujó al precipicio a la Unión Micronacional Europea, gracias a una demanda industrializadora de los micronacionalistas. Con una demanda fuerte e inactividad alta, ni la UME ni Timeria habrían podido llevar al éxito el Dinero Neutral, la posible crisis se superó en la primera mitad del año con un éxito sin precedentes.

La mejor noticia para el Dinero Neutral sería un aumento de la actividad económica en todas las micronaciones del Bloque Organización de Micronaciones Unidas. La elevada actividad generaría un empleo alto que incitaría al gasto de los consumidores pudiendo atender las necesidades de las empresas que empiezan a instalarse en internet a través de una economía real muy bien vista, pero habría que evitar la generación de una inflación muy dañina. Desde los gobiernos micronacionales el trabajo debería estar orientado por lo tanto a mantener estables la evolución de los costos de productividad para evitar una subida alta de los precios, medidas como las que no dejan de anunciarse hasta ahora en el Imperio de la América Mexicana no nos favorecen en absoluto.

Queda pendiente en esta segunda mitad del año el ordenamiento de todos los bancos centrales micronacionales para que acuerden qué cantidad de dinero se inyectará en las economías micronacionales a través de cuentas macroestatistas, no podremos seguir mucho tiempo a merced de que quien más ingrese más posibilidades tenga de invertir con éxito porque esto generaría monopolios peligrosos.

El gran reto económico empieza a finales de agosto y no a principios de 2011 como casi todos habían previsto.

Sé  que la inmensa mayoría de los simpatizantes, votantes y responsables del Partido Nacional son gentes honradas que trabajan por el bien de Timeria. No obstante, la Operación Cuervo ha vuelto a abrir viejas rencillas entre los timerios, que estaban ocultas desde la refundación micronacional de diciembre 2009.

Ahora para el Partido Liberal la toma de contacto con los partidos timerios ha cambiado mucho; tendremos preferencia a reunirnos con el Partido Socialista, pues en vistas de lo sucedido no nos queda otra opción, no al menos hasta que el Partido Nacional se disuelva para refundarse como algo novedoso, distinto. La sombra de Vahal sigue ahí, no nos gusta nada eso.

No sé si alguno se estará dando cuenta, pero lo que está consiguiendo la iniciativa privada en un año en el tema económico: Creación del SERV, privatización y aumento considerable de la actividad de medios de comunicación, creación del Banco y la Bolsa intermicronacionales… Es ya mucho más de lo que habían conseguido organismos como la UME o la OMU en más de 4 años de trayectoria.

Esto es una muestra de que la iniciativa privada debe ser potenciada por los poderes públicos y no entorpecida con intervencionismos brutales, tal como señala el informe de hoy emitido por Tractatus Benefit, que suscribo al 100%.

Autor: Daniel Martínez / Artículo de Opinión

En su último artículo publicado a través de este medio(1), Jatrobat proponía una serie de reformas en profundidad para darle más proyección a la economía real que durante las últimas semanas estamos tratando de organizar en el micronacionalismo hispano. Si bien estoy de acuerdo con la mayoría de sus propuestas, lo cierto es que considero deben tener más proyección además de ser consensuadas por, al menos, la comunidad de economistas micronacionales.

Conviene señalar el acertado análisis del señor Jatrobat sobre la necesidad ya planteada anteriormente por don Maximiliano Cortés de reformular las organizaciones intermicronacionales para dotarlas de más objetivos desarrollistas en las micronaciones además de la democracia más abierta. Es adecuado proponer en este sentido organizaciones como en su día fue Mundo Digital, al amparo de la Unión Micronacional Europea, si no es que ésta misma desee afrontar esa reforma.

La economía debe ser abierta, tal como señala el señor Jatrobat en su artículo, “las autarquías, incluso en el caso de mercados internacionales que operen como sistemas cerrados, son menos competitivas económicamente que los mercados globales; sirva de ejemplo el desfase en el desarrollo que sufrieron los países ligados a la esfera del Pacto de Varsovia durante el siglo XX respecto a Occidente”. Conviene resaltar por ello la necesidad de un organismo intermicronacional abierto a un mercado libre y con mínimas injerencias legislativas, generador de riqueza y oportunidades por igual.

Sobra decir lo caduco del sistema monetario basado en las monedas macroestatistas, indiferentemente de euro o dólar, el micronacionalismo estará siempre condenado a ser dependiente de la política de los macroestados en el ámbito económico y financiero, si no es capaz de crear un orden económico autónomo que genere confianza a los inversionistas.

Una cuestión de confianza

De la misma forma que en el pasado fue indispensable crear un organismo de análisis para garantizar estabilidad económica y política en las micronaciones a fin de obtener con mayor facilidad financiación de los inversionistas privados haciendo así posible la creación de Tractatus Benefit, en el presente cada vez se hace más necesaria la creación de una Bolsa de Confianza, en la que todos los micronacionalistas – incluso aquellos que no son inversionistas – valoren con su propio parecer la solvencia y estabilidad de las micronaciones además de empresas.

Cabe señalar llegados a este punto que el análisis del señor Jatrobat sobre la estabilidad en la historia micronacional de Timeria, a la que cita como ejemplo, no puede compararse con la de macroestados. Pues de todos es bien sabido que el tiempo transcurrido micronacionalmente es un tiempo mucho más extendido que en los macroestados. De esta forma, poner sobre la mesa el fallido intento de golpe de Estado que desembocó en Guerra Civil en Timeria apenas recién fundada la micronación en 2003, y la caída de la micronación por el colapso económico del Bloque Físico Europeo en el otoño de 2008 sería igual a invocar a la Guerra Civil en el macroestado español y los 40 años de dictadura franquista para poner en cuestión la estabilidad interna de España.

La moneda del SERV, el MV$, no está preparada para el mercado intermicronacional. Y no lo está por una cuestión simple: Exige paridad en las monedas de todas las micronaciones. No podemos ni debemos caer en el error de que todas las monedas micronacionales tengan en un mercado del SERV el mismo valor, puesto que ello desembocaría en la inactividad a medio plazo. ¿Qué incentivo tendrían las empresas y micronaciones para aumentar su actividad, generando con ello riqueza, si no ven recompensados sus esfuerzos teniendo una moneda más fuerte que la de sus competidores?.

Señala muy acertadamente el señor Jatrobat “Por otra parte, si la operativa se hace sin entrada de fondos reales, sino de valoraciones de los bienes, una vez consumido el saldo que le reporte a un titular sus aportaciones registradas estaría incapacitado para operar en tanto no obtuviese ventas por traspasos de derechos, y en caso contrario sería su propio patrimonio ahí consignado el que respondiera de su cuenta; esto es, una liquidación del sistema SERV en tal situación implicaría que los bienes consignados que avalaban su capital harían de contrapartida que respaldara su posición en el mercado, debiéndose entregar para saldar la cuenta frente al resto de intervinientes en el mercado si su saldo fuera de 0.0.” Precisamente para evitar que estos casos se den es de vital importancia dotar al SERV de una economía financiera, entidades bancarias que en última instancia dependerían de la regulación mínima de los bancos centrales micronacionales, y que pudieran otorgar créditos a micronacionalistas, empresas e instituciones públicas. Las micronaciones además deberían tener capacidad para emitir pagarés o deuda pública avalada ésta por el valor emitido a través de la arriba citada Bolsa de Confianza.

Añade a continuación “En esta línea se debiera dar la opción a un inversor o comprador de inyectar liquidez al sistema si su objetivo es comprar en el mercado adquiriendo bienes o servicios, e igualmente a las empresas u otros usuarios que operen en el SERV a saldar parte de sus ganancias con retrocesión del saldo parcial de sus propias cuentas hacia sus cuentas bancarias por parte del sistema.” Ante esta casuística el SERV queda inevitablemente unido a la Bolsa de Confianza, que generaría precisamente inversiones externas en base a la estabilidad del sistema, siendo controlado además directamente por los propios micronacionalistas y no por intereses determinados particulares.

Sobre la posibilidad de que los macroestados llegado el momento intervengan en las micronaciones por el comercio generado, que para ellos sería prácticamente dinero en B o dinero negro, cabe insistir una vez más en la necesidad de creación de monedas micronacionales completamente independientes de las macroestatistas. El valor del dinero macroestatista se basa en la confianza que el consumidor tiene en él, y es perfectamente legal comerciar con, incluso, billetes de juegos como el Monopoly, siempre que dentro de los parámetros legales del libre comercio existan igualdad de condiciones para comprador y vendedor. Precisamente para evitar generar dinero artificial se hace necesario que el SERV se perfeccione aún más exigiendo para sus registros actividades que sean productivas y rentables, no superficiales o de entretenimiento, puesto que de otro modo se estaría generando un sistema económico de simulación que en nada tiene que ver con los objetivos que nos planteamos aquí.

Tractatus Benefit anunció su disposición a realizar análisis basándose en las balanzas de pagos micronacionales, por lo que me limitaré a opinar de este asunto avalando plenamente la decisión de Tractatus Benefit, que generará más confianza a los inversionistas privados, además de estabilidad en las micronaciones ya que ahora no podrán aplicar cambios en los gobiernos radicales o extremos como en alguna que otra ocasión había sucedido.

El Banco Intermicronacional

Conforme pasa el tiempo se hace cada vez más palpable la necesidad de que los micronacionalistas que deseen acceder a operar en un mercado de economía real intermicronacional deberán aportar algo, para que en el mercado siempre exista una masa monetaria que garantice la solvencia de la moneda que emita cualquier micronación, puesto que de otro modo incurriríamos en lo que más arriba se ha citado como ejemplo en el SERV; creación de moneda fallida, que no tiene solvencia, una economía simulatoria que dista mucho de ser real y no genera confianza alguna a ningún inversionista.

El Banco Intermicronacional fue puesto en marcha y fallido a principios de 2010, aunque bien debiera tratar de recuperarse adoptando las nuevas fórmulas que a lo largo de estos dos años hemos ido aplicando en el micronacionalismo hispano.

Concretando el mercado intermicronacional

A continuación me dispongo a ofrecer una serie de recomendaciones para dotar al mercado intermicronacional de una economía real solvente, eficaz y orientada a la sostenibilidad más que al crecimiento, para hacer posible una estabilidad duradera en el micronacionalismo hispano que vaya atrayendo la confianza de los inversores, algo que por sí solo generaría crecimiento constante.

  • La micronación como intermediario en las operaciones comerciales entre sujetos y empresas: Puede resultar duro e incomprensible para algunas personas pero es la mejor herramienta para generar un mercado sin economía sumergida o dinero negro. La micronación regularía el mercado a través de ejercer como intermediario en la práctica entre dos sujetos o empresas.

Un ejemplo:

Micronacionalista A, residente en micronación A, desea vender un producto. La micronación A presta un espacio digital donde el micronacionalista A pueda vender. Entonces micronacionalista B contacta a través de ese espacio con la micronación A, ésta adquiere con los fondos propios – que en la práctica garantizan la solvencia de la moneda micronacional – el producto de micronacionalista A y se encarga de hacerlo llegar a micronacionalista B, quien paga a la micronación A el costo total del producto.

Lógicamente, micronación A cobraría algo por el trabajo de intermediario, ese algo serían los impuestos.

¿Cómo llevar a la práctica este método? Haciendo que los micronacionalistas ciudadanos de cualquier micronación puedan entrar en contacto únicamente a través de la propia micronación y no por email por ejemplo, ya que entonces se verían en una situación de considerable ventaja, donde podrían comerciar evitando pagar impuestos y los trámites micronacionales, lo que generaría un empobrecimiento notable de la micronación además de una economía sumergida o dinero negro que a medio plazo llegaría incluso a hundir económicamente a la propia micronación.

  • Banco Intermicronacional creado por consenso de todas las micronaciones posibles y con cuenta Paypal: El Banco Intermicronacional sería el organismo regulador y garante de la solvencia de las monedas micronacionales emitidas. A través del método expresado por el señor Jatrobat:

“Cada miembro tendría su cuenta en la entidad, operando el banco por el método de anotaciones en cuenta; la operativa sería tan sencilla como que con cierta periodicidad, para regularizar sus balanzas de pagos, los Estados y demás usuarios comunicaran al Banco Interncacional cuánto y a las cuentas de qué otros usuarios se debe transferir su saldo líquido, el cual obviamente siempre habría de ser positivo para que se pueda efectuar la operativa. Así pues, todo usuario tendrá la obligación de aportar fondos previamente a la anotación, ingresándolos en el Banco (también se habría podido transferir directamente a otro Estado, pero esa operativa estaría ajena al Banco Mundial). Cuando se realizase algún ingreso con cambio de saldo en la cuenta del ususario se comunicaría al receptor vía correo electrónico, indicándosele por el Banco su imposición, el origen del aporte y su nuevo saldo. Por su parte, los receptores, podrán solicitar el envío de parte de su saldo minorando su cuenta en caso de que resulte abultada o por reducción de un exceso de fondos considerados innecesarios por el propio Banco.

La única condición que se deberá tener en cuenta es que cuando los fondos aportados no correspondan a moneda de curso legal en algún macroestado, la divisa nacional de la micronación u otro medio de pago, deberá estar forzosamente respaldada; es decir, emitir moneda sin solvencia será inaceptable, además de fácilmente comprobable, puesto que cualquier miembro o el propio Banco podrán requerir en cualquier momento a quien aportase tal moneda que la transforme en otra canjeable en un mercado de divisas. De ello se desprende que las monedas aportadas, aun cuando fueran fotocopias del monopoli, deberían tener la garantía soberana del emisor y acompañada de la paridad con alguna moneda, en especial con la que dicho emisor respondería caso de reclamársele el canje.”

  • Cada micronación deberá disponer de una cuenta Paypal o similar: De esta forma podrán avalar sus propias monedas según el método citado en el párrafo anterior, evitando generar moneda fallida o no solvente y garantizando la estabilidad de la economía real. En el caso de que alguna micronación no pueda o desee disponer de este tipo de cuenta, siempre podrá alcanzar un acuerdo con otra que sí lo tenga, para que ésta otra avale la moneda micronacional emitida recibiendo la misma cantidad a través de otro método de pago.
  • Hacer compatible y dependiente el mercado físico real con el digital real: Si una empresa digital es capaz de ofrecer un servicio a una empresa que opera en el mercado físico real, será cuestión de hacer que ambos mercados sean compatibles.

Un ejemplo:

Empresa A produce ínformación sobre cómo aumentar la producción de tomates, y es estrictamente digital. Empresa B es productora y vendedora de tomates en el mercado físico real.

Empresa B contacta con empresa A, para solicitar información sobre cómo aumentar la producción de tomates.

Empresa A le otorga la información a cambio de una cantidad estipulada previamente.

El micronacionalismo tiene el deber de compatibilizar y hermanar los dos tipos de mercados para que uno no suponga una amenaza al otro, y para que ambos sean fuentes de generación de riqueza además de oportunidades para todos los micronacionalistas.

 

Trabajar en estos caminos no será fácil, pero si las micronaciones hispanas consiguen afrontar y superar los retos que la economía real nos ofrece, alcanzaremos la independencia total de los macroestados, precisamente el objetivo de los fundadores del movimiento y algo por lo que todos los micronacionalistas luchamos cada día. Si en anteriores ocasiones hemos sido capaces de recuperarnos del colapso económico del Bloque Físico en 2008 y además hemos sido capaces de volver a generar un mercado activo, nada nos lleva a ser pesimistas ante la oportunidad de crear definitivamente una economía real digital.

 

(1) http://el-intermicronacional.blogspot.com/2011/07/avanzando-hacia-la-economia-real.html

Me gustaría destacar hoy mi apoyo total a la idea de Nueva Altaria, su nuevo sistema económico es eficaz y además es necesario para que nuestra economía, la de las micronaciones, quede completamente independiente de cualquier macroestado.

Además, suscribo completamente el brillante análisis de Tractatus Benefit sobre las posibilidades que se nos vienen encima gracias a la iniciativa de los neoaltarianos.

¡Adelante con el SERV!

Nube de etiquetas